QUINTA PALABRA: ¡!! TENGO SED ¡!!

QUINTA PALABRA: ¡!! TENGO SED ¡!! 

“Después de esto, sabiendo Jesús que todo había llegado a su término, para que se cumpliera la Escritura, dijo: <<Tengo sed >>. Había allí un jarro lleno de vinagre. Y, sujetando una esponja empapada en vinagre a una caña de hisopo, se la acercaron a la boca” (Juan 28,29).

 Cuando Cristo murió en la cruz del Calvario, nos dice la Sagrada Escritura que pronunció las palabras “TENGO SED”.  En este breve mensaje deseamos mirar al aspecto tanto físico, como espiritual de la sed de nuestro Señor al tiempo que meditamos sobre los beneficios que podemos tomar de la sed que tuvo nuestro Maestro.

Las palabras pronunciadas por Jesucristo mientras colgaba del madero nos recuerdan que Cristo era ciertamente hombre y como tal sufrió sed.  Después de haber perdido gran cantidad de sangre mientras había sido azotado y los clavos habían traspasado sus manos y sus pies, el Señor sintió sed. 

Nos dicen los estudiosos sobre el fallecimiento humano que la sed es común en aquellos que sufren muerte de la manera que murió Cristo que perdió gran cantidad de líquido de su cuerpo. Cuando eso ocurre el cuerpo se deshidrata, los labios y la boca se secan y la lengua se pega al paladar, de tal manera que el que atraviesa tal situación “siente sed”.

Señor y Dios mío, que por mi amor agonizaste en la Cruz, y no contento con tantos oprobios y tormentos, deseaste padecer más para que todos los hombres se salven, ya que sólo así quedará saciada en tu divino Corazón la sed de almas; ten piedad de todos los hombres que están agonizando y de mí cuando llegue a esa misma hora; y por los méritos de tu preciosísima sangre, concédeme tal fuego de caridad para contigo y para con tu obra redentora universal, que sólo llegue a desfallecer con el deseo de unirme a Ti por toda la eternidad.

Dadnos Señor a beber del cántaro de tu misericordia. Dale a esta Colombia el agua cristalina de tu amor, de tu compasión, de tu clemencia, de tu indulgencia, de tu comprensión y de tu perdón.

Señor tenemos sed. Mucha sed.

Tenemos Sed de que en nuestro país, se frene la carrera desenfrenada de la corrupción.

Tenemos Sed que se acabe la extorción, el secuestro y el chantaje, por los grupos al margen de la Ley y por la delincuencia común.

Tenemos Sed que los Helenos entreguen sus secuestrados y acaben con los atentados a nuestro Ecosistema, orgullo de Colombia frente al mundo.

Tenemos Sed de que los niños, jóvenes y adolescentes, sean una comunidad vulnerable a la perversión, depravación, desenfreno y degeneración sexual, por parte de comerciantes que ven en esta generación, entradas ostensibles de dinero y de prebendas por parte de la tolerancia de un Estado corrupto y flexible como el nuestro.

En fin, Señor tenemos sed que acerques tu oído hacia el clamor de este pueblo colombiano, que sufre y sólo espera ver tu cruz, no con ojos de angustia y de dolor, sino con ojos de amor y de alegría, pues al estar Cristo ahí no es signo de horrible muerte sino de Vida Plena, por tanto hay que amar la Cruz. Pues quien no ama la Cruz rechaza el designio del Plan Divino para con el mismo.

 SEÑOR JESÚS:

Ayúdanos, a poder  darte un poco de agua para calmar tu sed, por medio de un mejor comportamiento  en mi vida  de cristiano.

SEÑOR JESÚS TÚ, que  tuviste sed de vida por nosotros.

Señor   ten piedad.

TU QUE SACIASTE NUESTRA FE SED  CON TU AMOR.

Señor ten piedad

SEÑOR, TÚ, QUE SACIAS NUESTRA SED CON EL SACRAMENTO DE LA EUCARISTÍA.

Señor ten piedad. 

HERMAN CORREA CORREA

DIRECTOR GENTE Y ALGO MÁS

Manizales viernes 19 de abril de 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *