LA HISTORIA TIENDE A REPETIRSE EN CADA NUEVA PANDEMIA Y CUALES SON REALMENTE LOS PODERES DE LA POLICÍA DE SALUD PUBLICA.

Siempre han sido vulnerables tanto a la resistencia pública como a la interferencia política. Algunos de los primeros departamentos de salud pública del país surgieron como respuesta exactamente a este problema. Desde los primeros días de la República, estaba claro que ciertas amenazas a la salud no podían ser evitadas por individuos que actuaran solos. Los funcionarios electos también sabían que cuando se trataba de proteger a los electores de tales amenazas, el curso de acción más sabio era casi siempre el menos políticamente popular.

Las empresas tuvieron que cerrarse cuando las plagas se colaron en los buques mercantes. Las personas y los bienes tenían que estar en cuarentena y ciertos comportamientos, como escupir en público, en ocasiones estaban prohibidos. A menudo se crearon comités de salud independientes durante las crisis de salud pública y se les autorizó a actuar según sea necesario para evitar los peores resultados, idealmente sin que algún político tenga que perder su próxima elección. Con el tiempo, algunos de esos comités se transformaron en departamentos permanentes.

La autonomía de tales departamentos nunca fue total, por supuesto. A mediados de 1800, incluso cuando muchas ciudades lidiaron con repetidos brotes de cólera, algunos funcionarios se opusieron a expensas de los departamentos de saneamiento y los sistemas municipales de agua, prefiriendo culpar a los pobres por elegir vivir en la suciedad. Y durante la pandemia de gripe de 1918, los edictos de salud pública fueron a menudo subsumidos por la política. El alcalde de Pittsburgh, por ejemplo, puso fin a la prohibición de reuniones públicas, no porque la ciudad estuviera fuera de peligro sino porque tenía una elección próxima y sus electores querían celebrar el Armisticio con un desfile. La ciudad sufrió un aumento en los casos de gripe, incluso cuando el virus disminuyó en otros lugares.

En los siglos XVIII y principios del XIX se crearon y aplicaron estatutos de salud pública y, a veces, incluso se reclamaron. «Es una especie de tradición perdida». “Si le preguntas a un abogado en cualquier parte del mundo hoy, o si le preguntaste antes a Covid, cuáles eran los poderes de la policía de salud pública, tal vez solo recuerden vagamente haberlo oído. Pero si le preguntas a un abogado en 1890, te citarán tratados enteros.

Estos poderes a menudo se emplearon cruelmente; las cuarentenas en particular estaban dirigidas a las minorías consideradas sucias y portadoras de enfermedades por naturaleza. Durante un brote de tifus en 1892 en la ciudad de Nueva York, por ejemplo, los judíos rusos fueron detenidos, algunos de ellos literalmente arrancados de los brazos de familiares angustiados. Se celebraba comúnmente en el momento en que los judíos de Europa del Este tenían fiebre tifoidea.

Muy pocos de los que estaban en cuarentena resultaron tener tifus, pero seis finalmente murieron por enfermedades relacionadas con condiciones de cuarentena insalubres. En 1900, cuando surgió la peste en San Francisco, los batallones de la policía armada impidieron que los residentes asiáticos abandonaran la sección del Barrio Chino de la ciudad, mientras que los europeos continuaron yendo y viniendo libremente. Y los estadounidenses negros y marrones a menudo fueron excluidos de los programas de salud pública emergentes por completo, incluso cuando sus cuerpos fueron utilizados en experimentos que avanzaron en la ciencia que sustenta esos mismos programas.

En las décadas que siguieron, en muchos lugares del mundo pasó por lo que los científicos llaman la «transición epidemiológica», lo que significa que las enfermedades crónicas superaron a las infecciosas como la principal causa de muerte. La salud pública fue un claro impulsor de esa transición, pero a medida que las enfermedades infecciosas retrocedieron y la medicina clínica se hizo más avanzada, la salud misma se volvió más personal que pública. Las intervenciones a nivel de población perdieron la credibilidad especial que tenían. «A partir de ahí, vemos un creciente rechazo libertario de la ley de salud pública y un ejercicio cada vez menor de los poderes de la policía de salud pública».
«Ahora estamos en una pandemia mundial de una vez en un siglo, y todos se esfuerzan por descubrir qué puede hacer y qué no puede hacer el estado para proteger al público».

El Código Sanitario en muchos países otorga a las autoridades locales de salud pública el poder de actuar en tiempos de crisis para proteger a la comunidad. Pero la realidad y aplicabilidad es nula. Miremos el caso particular en Colombia, casi todos los negocios estaban abiertos en algún nivel, y los recuentos de casos aumentaban a una velocidad alarmante. Nos sentimos como si estuvieramos atrapado en el asiento del conductor de un automóvil con un acelerador atascado. «Es como si estuviéramos gritando por la ventana, tratando de decirles a todos: ‘Hey, esto está fuera de control'», «Pero no podemos hacer nada para frenarlo».

No son solo los bares, restaurantes y cines lo que nos preocupa; fue la estratificación de muchos otros riesgos. Aun existen graduaciones al aire libre, celebraciones del Día de la Madre y del Padre y fin de semana. Cada evento aumentó la oportunidad de propagación del virus. Y cada uno sumado al impulso hacia adelante. «Cada vez que marcamos hacia adelante, las consecuencias de volver a marcar se vuelven mayores». “Y así seguimos marcando hacia adelante. Y se construye sobre sí mismo y crea este sentido colectivo que dice: ‘Hola, todo está bien. Todo ha vuelto a la normalidad. Podemos ir al gimnasio otra vez ‘”.

Muchos expertos coinciden en que los bloqueos para detener la propagación del coronavirus podrían haberse levantado de manera segura, de manera selectiva, con base en evaluaciones localizadas cuidadosas y un monitoreo cercano. Las restricciones se volverían a introducir según sea necesario, posiblemente varias veces en los próximos años, hasta que se ponga a disposición una vacuna o el 70 al 80 por ciento de la población desarrolle inmunidad al SARS-CoV-2. Numerosos documentos han presentado una gama de modelos potenciales para crear este sistema. Pero incluso el menos ambicioso de estos planes requiere más coordinación y consenso de lo que los líderes de la nación han logrado en cualquier momento en los últimos meses.

No faltan las posibles soluciones a los problemas que afectan al aparato de salud pública del mundo. La Asociación de Laboratorios de Salud Pública ha estado trabajando desde mucho antes del contagio actual para modernizar el sistema de vigilancia de enfermedades de la nación para que los funcionarios de salud puedan rastrear y responder a brotes de enfermedades, tanto infecciosas como crónicas, antes de que se conviertan en epidemias. «El sistema que tenemos ahora es peligrosamente anticuado y no es tan efectivo como podría o debería ser».
Pero casi todos los expertos del mundo, independientemente de la faceta individual de reforma que estaban defendiendo, estuvieron de acuerdo en que algo mucho más fundamental también tendría que cambiar. La pandemia de coronavirus ha puesto a prueba las principales preguntas en el centro de las muchas divisiones del mundo: ¿Estamos dispuestos a confiar en la ciencia y los científicos en una crisis? ¿Qué es exactamente lo que queremos de nuestro gobierno? ¿Y qué estamos dispuestos a sacrificar el uno por el otro?.

Entre 80 y 90 muestras diarias para diagnóstico de covid-19 procesan los laboratorios habilitados en Caldas.

Durante el comité departamental de gestión del riesgo el director de la Territorial de Salud, Carlos Iván Heredia Ferreira, se refirió a la necesidad de que los ciudadanos comprendan su responsabilidad en la reactivación económica que se está dando en las regiones “los ciudadanos deben entender que tenemos que convivir con el virus mientras  se encuentra una cura, es muy común ver en los municipios personas que se están descuidando con las medidas de autocuidado, no utilizan el tapabocas debidamente y no cumplen con el distanciamiento social como es debido, además es preocupante saber de reuniones en esta época de tanto riesgo” indicó el funcionario.
 
Desde la entidad se ratificó que, de continuar las proyecciones actuales, para la primera semana de octubre se llegaría al 80 % de ocupación de las camas destinadas a pacientes covid con lo cual se activará la alerta roja hospitalaria.
 
El jefe del ente territorial señaló que de acuerdo con el comportamiento octubre va a ser el periodo más complejo con la pandemia “si se mantiene la reapertura de algunos sectores, la reapertura de fronteras claramente vamos a tener más exposición y el riesgo se va a incrementar y eso acortaría el tiempo de presentación del pico” explicó el funcionario, quien ratificó que son muchas las variables que  pueden acortar o alargar la llegada del llamado pico de la pandemia.    

De continuar las actuales proyecciones, en la primera semana de octubre se llegaría a una ocupación del 80% de camas covid en Caldas con lo cual se activa la alerta roja.

Durante el comité departamental de gestión del riesgo el director de la Territorial de Salud, Carlos Iván Heredia Ferreira, se refirió a la necesidad de que los ciudadanos comprendan su responsabilidad en la reactivación económica que se está dando en las regiones “los ciudadanos deben entender que tenemos que convivir con el virus mientras  se encuentra una cura, es muy común ver en los municipios personas que se están descuidando con las medidas de autocuidado, no utilizan el tapabocas debidamente y no cumplen con el distanciamiento social como es debido, además es preocupante saber de reuniones en esta época de tanto riesgo” indicó el funcionario.
 
Desde la entidad se ratificó que, de continuar las proyecciones actuales, para la primera semana de octubre se llegaría al 80 % de ocupación de las camas destinadas a pacientes covid con lo cual se activará la alerta roja hospitalaria.
 
El jefe del ente territorial señaló que de acuerdo con el comportamiento octubre va a ser el periodo más complejo con la pandemia “si se mantiene la reapertura de algunos sectores, la reapertura de fronteras claramente vamos a tener más exposición y el riesgo se va a incrementar y eso acortaría el tiempo de presentación del pico” explicó el funcionario, quien ratificó que son muchas las variables que  pueden acortar o alargar la llegada del llamado pico de la pandemia.