26 noviembre, 2020

Gente & algo Mas TV y Radio Noticias

Información de Manizales, Caldas y Colombia para el mundo

¿CONFUNDIDO ACERCA DE LOS TAPABOCAS? ESTO ES LO QUE SABEN LOS CIENTÍFICOS

La investigación acumulada puede ser imperfecta y aún está evolucionando, pero la conclusión es simple. En este momento, las máscaras son necesarias para frenar la pandemia.
Con el coronavirus en marcha a través de gran parte del mundo , los científicos instan a todos a adoptar las pocas medidas de salud que se ha demostrado que ralentizan el virus: uso universal de tapabocas, distanciamiento social, buena ventilación en interiores e higiene de manos.
El uso de tapabocas se ha convertido en un tema particularmente divisivo y partidista en los últimos meses en EE.UU, pero hoy en día todos los gobernantes del mundo están apuntando a esta vacuna burda llamada tapabocas.
Entre los expertos en salud pública, existe un respaldo casi unánime de los mandatos de tapabocas universales para proteger a las personas del virus y frenar la pandemia, se debería obligar por actos administrativos el uso obligatorio .
“Cuantas más personas usen una máscara, más protegida estará la comunidad y, por lo tanto, más se beneficiará usted individualmente”. «Es como un efecto de manada».
Las máscaras benefician a quienes las usan , no solo a quienes las rodean. Aumentar la proporción de personas que usan máscaras en un 15 por ciento podría evitar la necesidad de cierres cerrados y reducir las pérdidas económicas que pueden llegar a $ 1 billón, alrededor del 5 por ciento del producto interno bruto.
“Si no puede ayudarnos a evitar los cierres que están ocurriendo, ciertamente puede ayudarnos a bajar por la parte trasera de este pico y luego mantener las cosas bajas”.
Otros expertos tuvieron cuidado de señalar que las máscaras no pueden funcionar de forma aislada. “Controlar la propagación comunitaria del Covid-19 y proteger a las personas requiere un enfoque de varios niveles”.
Entonces, ¿cuál es la evidencia que respalda el uso de tapabocas? ¿Y qué hay de ese estudio danés que cuestiona si las máscaras protegen al usuario? Pedimos a los expertos que evaluaran las últimas pruebas.
Hay tapabocas y tapabocas.
El término tapaboca se refiere a cualquier tipo de cobertura facial protectora, pero su eficacia depende en gran medida del tipo. El estándar de oro es el respirador N95 que, como su nombre indica, puede bloquear el 95 por ciento de las partículas dañinas que un usuario puede inhalar o exhalar. Las mascarillas quirúrgicas también son muy eficaces para filtrar estas partículas.
Pero los expertos dicen que solo los trabajadores de la salud requieren una protección estándar. Los médicos y enfermeras trabajan en estrecha colaboración con los pacientes infectados durante períodos prolongados, lo que aumenta significativamente el riesgo de infección por el coronavirus.
La persona promedio, por otro lado, está expuesta a muchos menos virus y con menos frecuencia, por lo que puede protegerse con una cubierta de tela bien hecha. Las mejores cubiertas faciales de tela, que tienen múltiples capas que pueden atrapar partículas virales (las más gruesas son en su mayoría impermeables a la luz) son tan efectivas como las mascarillas quirúrgicas en algunas circunstancias.
Las máscaras de tela también son reutilizables y duraderas, e incluso después de lavados regulares, mantienen su eficacia. Los N95 y las mascarillas quirúrgicas generalmente se usan una vez y «terminan en un vertedero». Lo ideal como se realiza en nuestro hospital seria utilizar diariamente doble tapabocas( usar por debajo el N-95 y por encima un tapabocas de tela).
Los tapabocas evitan que las personas infectadas propaguen el virus.
Es indiscutible que los respiradores N95 y las máscaras quirúrgicas evitan que los patógenos infecten a otros, una de las razones por las que los médicos tradicionalmente han usado máscaras quirúrgicas para proteger a sus pacientes.
Cada vez hay más pruebas de que las cubiertas faciales de tela también detienen el virus expulsado por una persona infectada al respirar, hablar, cantar o gritar, controlando la propagación en la fuente.
Este descubrimiento se volvió especialmente importante una vez que los científicos descubrieron que las personas que ni siquiera sienten síntomas pueden propagar el virus. Más del 50 por ciento de todas las infecciones pueden ser transmitidas por personas asintomáticas.
Aparte de los estudios epidemiológicos que muestran que el uso de tapabocas es alto en países que han controlado con éxito el virus, se ha demostrado que los mandatos de tapabocas ralentizan significativamente el virus en el mundo y en entornos de atención médica.
Las máscaras protegen al usuario, aunque aún no está claro qué tan eficientemente.
Todo tipo de máscaras ofrecen al usuario cierto grado de protección, según han demostrado múltiples estudios . Aún no está claro exactamente cuánta protección. Lo ideal es que todo mundo utilice el tapabocas, no puede suceder como lo vemos a diario , que los adultos van a un centro comercial con tapabocas y llevan a sus niños sin tapabocas, esos niños también se contagian y también trasmiten el virus.
«La protección para el usuario no es del 100 por ciento», sobre los tapabocas de tela. «Por eso también es importante el enmascaramiento universal, porque necesitamos que las personas infectadas lo usen».
Se cree que las máscaras N95 son las más eficaces a este respecto, seguidas de las máscaras quirúrgicas. Pero la evidencia de los beneficios de las máscaras de tela es escasa.
“No se han realizado buenos estudios sobre la protección del usuario”, la mayoría de los investigadores asumen que las máscaras de tela brindan al menos algo de protección.
Algunos de los estudios sobre la protección del usuario se realizaron en laboratorios en condiciones ideales, o con maniquíes, lo que no captura situaciones más realistas en las que las personas usan máscaras de manera inconsistente o incorrecta.
Aún así, en uno de esos estudios, una máscara hecha de cuatro capas de gasa quirúrgica de tejido apretado evitó la transmisión de manera más efectiva cuando la usaban ambas partes que cuando solo la usaba una persona infectada.
“Funcionaron mejor juntos, y las máscaras de tela funcionaron esencialmente tan bien como las máscaras quirúrgicas”. «Cuando llevas una máscara, estás protegiendo a los demás además de a ti mismo».
Con el tiempo, las recomendaciones sobre tapabocas han cambiado. Así es como funciona la ciencia.
La OMS ha sido criticado por un cambio radical en las máscaras desde el comienzo de la pandemia, cuando instó solo a las personas sintomáticas a usarlas. La agencia no recomendó el uso universal de cubiertas faciales hasta abril. (La Organización Mundial de la Salud fue incluso más tarde, emitiendo su respaldo en julio).
La agencia se mostró reacia a recomendar máscaras al principio porque le preocupaba la posibilidad de que se corrieran las máscaras de alta calidad necesarias para los trabajadores de la salud. “Creo que nos tomó tiempo darnos cuenta de que hay diferentes objetivos en el ámbito de la atención médica y en la comunidad”.
Cuando se trata de un virus desconocido, es natural que las recomendaciones cambien significativamente con el tiempo. “Sabemos mucho más ahora, y creo que deberíamos reconocer que nos equivocamos”.
Aún así, los cambios en la orientación deben verse como una señal de que la política está siguiendo la ciencia más reciente.
“De alguna manera, algunas personas han enmarcado ese cambio como expertos en salud pública que no saben lo que estamos haciendo”. “Pero en realidad, deberíamos ver este cambio en la guía como parte de la evolución necesaria. Esa es la piedra angular de una sólida respuesta de salud pública «.
Por ejemplo, al principio no estaba claro que el virus pudiera transmitirse por aire, especialmente en interiores y por personas sin síntomas. Entonces, los científicos asumieron que el nuevo coronavirus se comportaba como los coronavirus que causan el SARS y el MERS.
Pero los gobiernos se apresuraron a recomendar máscaras una vez que quedó claro que la transmisión asintomática era un gran contribuyente: “La ciencia cambia. Nosotros también, y nuestras recomendaciones «.
Del mismo modo, la agencia inicialmente recomendó máscaras solo para proteger a las personas cercanas a una persona infectada porque «ahí es donde teníamos los datos más tempranos y claros». Ahora hay suficiente evidencia para decir que las máscaras también benefician al usuario.
“Nuestra guía no ha cambiado, recomendamos que todos usen tapabocas”, dijo. “Lo que ha cambiado es que ahora podemos darte una razón, una razón personal que motivará a la gente «.
Las mascarillas por sí solas no son suficientes para detener la propagación.
Todos los expertos enfatizaron que el uso de mascarillas es solo una herramienta que puede retrasar la pandemia. El distanciamiento social, la ventilación y la higiene de manos también son importantes.
“Ninguno de ellos es 100 por ciento efectivo por sí solo”. «Pero cuando los combinamos, podemos hacer una gran mella en el riesgo de transmisión».
El enmascaramiento también se encuentra entre las estrategias comunitarias más fáciles de adoptar, o debería serlo, ya que los departamentos de todo el país intentan evitar los cierres: «Creemos firmemente que las políticas de enmascaramiento universales pueden ayudar a evitar cierres ante esta insinuación de alerta roja en Caldas».