23 abril, 2021

Información de Manizales, Caldas y Colombia para el mundo

En Colombia y Caldas, las primeras vacunas dejan a los trabajadores de la salud con lágrimas de alivio.

«Estábamos desesperados». Cuando los empleados de nuestro hospital recibieron las primeras vacunas el viernes, los recuerdos de la primera ola de la pandemia dejaron a algunos abrumados por la emoción.
Durante los aplausos, los golpes en el codo de celebración, los flashes de la cámara, Florian observó entre lágrimas cómo cuatro de sus colegas recibieron el viernes las primeras vacunas contra el coronavirus del país. Luego se quitó la chaqueta del traje para acompañarlos y vigilarlos ella misma.
“Fue abrumador”, dijo la Dra Florian, nuestra intensivista, que dirige y coordina la unidad de cuidado intensivo del hospital con mayor capacidad instalada para atender Covid en Caldas. “Ojalá todos pudieran tener este apoyo para que nadie se sienta tan solo como nosotros. Estábamos desesperados «.
El comienzo de la campaña de vacunación de Caldas fue emotivo, y las primeras dosis preciosas fueron para personas de primera linea de trabajo y de batalla, lo que han estado de frente en la vanguardia: trabajadores de la salud de primera linea, no como dicen algunas corporaciones cinicas de Caldas, que por cierto y bajo su ignorancia desconocen cual es la labor que realiza a diario un cirujano cardivascualr o un anestesiologo, ellos no pueden darsen el lujo de preguntarle a un paciente con herida precordial si es positivo o no, no puede preguntar sobre su cerco epidemiologico , no se pueden dar el lujo de esperar tres dias el reporte de la PCR, es una decision de vida o muerte, lo interviene de inmediato o fallece, por esas razones y muchas mas se merecen ser vacunados, todos los medicos y especialistas de mediana y alta complejidad de nuestro hospital son de primera linea como lo define el decreto 109 del 2021 o plan nacional de vacunacion.
La vacunacion fue el reconocimiento y tal vez el mejor para nuestros guerreros ante esta batalla de la pandemia del covid 19, somos nosotros los que hemos visto de primera mano los crueles estragos de Covid-19 y la tormenta de críticas cuando todo arranco. Más de 45.765 personas han dado positivo en Caldas y 966 han muerto a causa de él.
“Nunca habíamos distribuido tantas cajas de pañuelos de papel como en los últimos días”, para recibir las primeras vacunas del país. «Tenemos las imágenes de lo que pasó en los pisos».
A partir de ahí, dando inicio al programa de inoculación más grande de la historia del país, las cajas de viales congelados se dispersaron en los sitios en la mayor parte del país que estaban equipados con congeladores especiales para la vacuna, que debe mantenerse a temperaturas ultra frías.
Con una población relativamente pequeña de solo 50 millones, Colombia acordó comprar hasta 40 millones de dosis.
Las primeras vacunas fueron un momento de triunfo para el gobierno, y no podría haber llegado en un momento más bienvenido: el virus se está propagando por todo el país en su segunda ola y gran parte del pais está bloqueada.
Para un departamento que se enorgullece de contar con una atención médica socializada y una sólida red de prestadores de salud, esas muertes han sido motivo de mucha ira y examen de conciencia.
“Cuando recibí la llamada para que me pusieran la vacuna, lloré y lloré”, dijo, nuestro amigo Richi el mas veterano de Santa Sofia, que estaba programada para vacunarse.
Se sintió aliviado y abrumado por los dolorosos recuerdos de las personas que había visto morir. Habló de tratar de ofrecer consuelo y amor a los pacientes a los que se les niega más de una visita familiar o una mano tierna sin guantes.
“Se supone que no debes abrazar y tocar”, dijo la Dra Florian, recordando la muerte de un veterano al que asistió como padre de un colega. «Pero simplemente lo abrazamos y los dos lloramos».
Pocos pueden entender realmente cómo fue la pelea si no estuvieran en el ring. “Ha habido muchas críticas a los vacunados pero nadie sabe , ni entiende que son las primera linea de atencion, la gente no sabe cómo es”.
A fines de marzo, cuando aún se sabía poco sobre el coronavirus, un brote afectó a la primera de las dos casas de Manizales, a una cuadra de distancia en el centro medico, afectando varios colaboradores, gerenando panico y ganas de desertar de muchos.
Uno de los miembros de su personal pasó las noches llamando a cientos de ex pasantes, desesperados por ayuda para mantener a los trabajadores restantes que estaban haciendo turnos dobles y durmiendo en un hotel cercano, para no infectar a sus familias.
“La gente estaba asustada”. «Sabemos cómo es el Covid-19, lo hemos visto y da miedo».
Finalmente, la red de hospitales más grande de la ciudad intervino y envió a unos cuantos médicos, enfermeras y psicologos para apoyar a los miembros del personal de nuestro hospital durante un período de seis semanas.
«Este es un día muy emotivo», dijo la Dra. Florian el lunes, y agregó que nunca olvidaría la llamada del Ministro y sus palabras: «Escuché que necesita ayuda».
Muchos medicos y personal de la salud y de los hospitales esperan con ansias que la vacuna le permitiera abrazar a su propias familias, sin correr ningun riesgo. Hemos recibido las vacunas en nuestro hospital y muchos de nuestros colaboradores la han llamado a la vacuna un «regalo de Navidad».
“Eso es también lo que me hizo llorar”. «Es muy especial para mí». Por eso seguire luchando para lograr coberturas del 100% de todo el talento humano en salud y de nuestros colaboradores de nuestro hospital y un futuro del 100% de toda la comunidad. Todos nuestros guerreros se merecen la vacuna, lo han dado todo en nuestros hospitales y el mayor estimulo que pueden recibir todo el talento humano que trabaja en un hospital y que asumieron todos los riesgos para salvar muchas vidas de la socidad Caldense es vacunarse. Hoy domingo despues de largas luchas lograremos que los 534 personas priorizadas en la plataforma PISIS de minsalud de nuestro hospital queden vacunados, hoy puedo decir lo logramos, nadie nos quito ese bien meritorio, pero que es tan escaso en el mundo “ la vacuna”.Dios bendiga a nuestro talento humano en salud.