22 marzo, 2023

Información de Manizales, Caldas y Colombia para el mundo

EN SU DEPARTAMENTO Y COMUNIDAD ÍNDIGENA, ARGENZOLA CALVO HIZO SU SUEÑO REALIDAD: TENER UNA VIVIENDA DIGNA 

Tras perder en dos ocasiones su tiempo y dinero ingresando a proyectos que le prometían una vivienda y no le cumplieron, doña Argenzola Calvo Ramírez, integrante de la comunidad indígena Nuestra Señora Candelaria de la Montaña, en Riosucio, logró conseguir su anhelado sueño de tener su propia casa sin invertir un solo peso. Esto es realidad gracias a la Revolución de la Vivienda que se gesta en Caldas.

“Cuando me casé me fui para Medellín y allá estuvimos trabajando para obtener la casa. Me robaron mi platica. En esas murió mi papá, y yo dije, no voy a esperar a que muera mi mamá. Desilusionada, vine a compartir con mi madrecita”, expresó Calvo, la más reciente beneficiaria del programa de Vivienda Prefabricada de la Gobernación de Caldas.

La mujer relató que al regresar a su comunidad siguió con la esperanza de que su sueño se hiciera realidad, pero una vez más llegó una falsa oferta de vivienda. “Un cabildante me había postulado a otro programa de vivienda. Yo me ganaba 25 mil pesos en mi trabajo y de esa plata aportaba para dicha casa, pero la persona que lideraba ese proyecto también nos robó”, expresó.

Ya sin posibilidades de cumplir su sueño por segunda vez, Calvo vio que una luz aún seguía encendida. “Yo tenía puestas mis esperanzas en Dios Nuestro Señor y en el gobernador porque se veía desde un principio que iba a ser algo por el país y nuestro Caldas”.

Finalmente, llegó el tan anhelado día: “Me dijo la cabildante: ganamos lo de la casa, y yo no creía. Todavía no creo cuando veo yo la maravilla, es hermosa, preciosa”, expresó.

Calvo Ramírez, su esposo, hija y madre, ahora habitan en una vivienda prefabricada de 50 metros cuadrados con tres habitaciones, cocina, baño y un corredor amplio representativo de la cultura cafetera.

Alexánder Tamayo Quintero, gerente del proyecto de Vivienda Prefabricada, señaló: “Estamos muy felices, ya hemos pasado la meta de las 100 viviendas rurales. En este sistema prefabricado hemos construido 113 viviendas. El trabajo con las comunidades de los resguardos indígenas ha sido muy bueno, muy mancomunado, ya hemos construido cinco viviendas precisamente en el resguardo Nuestra Señora Candelaria de la Montaña, próximamente vamos a empezar la construcción de otras 70 viviendas en resguardos indígenas, de las cuales para este resguardo son ocho más”.

Por su parte, Javier Alonso Salazar Taborda, gobernador del resguardo indígena Nuestra Señora Candelaria de la Montaña, manifestó: “Gracias por esa buena relación entre el gobierno propio y departamental, hemos trabajado articuladamente y esperamos seguir continuando con este proceso que beneficia a la comunidad. En verdad vemos la necesidad de vivienda en nuestro territorio. En este momento tenemos más de 60 solicitudes, ojalá uno tuviera el recurso, pero qué bueno que más entidades se vincularan a este proyecto. Yo siempre he dicho bienvenido este proyecto a nuestro territorio, siempre y cuando beneficien a la comunidad”, expresó.