7 agosto, 2022

Información de Manizales, Caldas y Colombia para el mundo

TRES PREGUNTAS APREMIANTES SOBRE LA VIRUELA DEL SIMIO: PROPAGACIÓN, VACUNACIÓN, TRATAMIENTO

Contener el brote, dicen los científicos, dependerá de una mejor comprensión de la transmisión del virus y qué tan bien funcionan las herramientas disponibles.
La viruela del mono, que alguna vez fue un virus endémico de África relativamente oscuro, se ha convertido en una amenaza global, infectando a más de 20,000 personas en 75 países y obligando a la Organización Mundial de la Salud a declarar una emergencia sanitaria mundial .
Pero incluso cuando el recuento nacional en EE.UU se acerca a los 5000 casos y los expertos advierten que la contención se está desvaneciendo, los funcionarios federales de salud no han seguido el ejemplo.
Una razón: este virus, a diferencia del coronavirus, es un enemigo conocido, dicen las autoridades. Los médicos entienden cómo se propaga y ya existen pruebas, vacunas y tratamientos.
Pero para los científicos, la investigación acumulada presenta una imagen más complicada y desafiante. El virus sigue siendo un misterio en algunos aspectos importantes, no comportándose exactamente de la manera que los investigadores observaron durante brotes esporádicos en países africanos.
Los científicos se apresuran a responder tres preguntas en particular que determinarán qué tan rápido se puede detener la viruela del simio, si es que se puede detener.

¿EXACTAMENTE CÓMO SE PROPAGA EL VIRUS?

Al comienzo del brote, los funcionarios de salud afirmaron que el virus se propagó a través de las gotas respiratorias emitidas cuando una persona infectada tosía o estornudaba, y a través del contacto cercano con lesiones cutáneas llenas de pus o ropa de cama y otros materiales contaminados.
Todo eso era cierto. Pero puede que no sea el cuadro completo.
Más del 99 por ciento de las personas infectadas hasta ahora son hombres que adquirieron el virus a través del contacto íntimo con otros hombres, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Solo 13 mujeres y dos niños pequeños habían sido diagnosticados con viruela del mono hasta el 25 de julio.
Los investigadores han encontrado el virus en la saliva, la orina, las heces y el semen . No está claro si esos fluidos pueden ser infecciosos y, en particular, si el virus puede transmitirse durante las relaciones sexuales por otros medios que no sean el contacto cercano de piel con piel. Pero el patrón de propagación hasta ahora, a lo largo de las redes sexuales, ha dejado a los investigadores con dudas.
Sin embargo, está claro que la viruela del simio no se propaga fácilmente y aún no se ha extendido al resto de la población. La persona promedio no está en riesgo por la ropa comprada en la tienda, por ejemplo, o por una interacción fugaz con una persona infectada, como han sugerido algunas publicaciones en las redes sociales.
Según los CDC, las personas sin síntomas no pueden propagar la viruela del simio. Pero al menos un estudio detectó el virus en hombres que no experimentaron ningún síntoma. El patrón de síntomas también difiere del observado en brotes anteriores.
En África, algunas personas se enfermaron después de tocar animales infectados, consumir carne de animales silvestres o usar medicamentos elaborados con animales. A menudo desarrollaron fiebre y dolores en el cuerpo, seguidos de una erupción característica primero en la cara, las palmas de las manos y los pies, y luego en todo el cuerpo. Los bebés y las mujeres embarazadas parecían estar en mayor riesgo de síntomas graves.
En el brote fuera de África, muchos pacientes no tienen fiebre ni síntomas respiratorios, y la erupción a menudo se limita a unas pocas lesiones en el área genital o rectal, que pueden confundirse fácilmente con varias infecciones de transmisión sexual.
Gran Bretaña ha modificado ahora su descripción oficial de la viruela del simio para incluir lesiones en la boca y dolor y sangrado anal o rectal. Algunos científicos han especulado que la presentación de la enfermedad en los países occidentales puede reflejar con precisión el curso natural del virus.

¿ES SUFICIENTE UNA DOSIS DE LA VACUNA?

Jynneos, la más segura de las dos vacunas contra la viruela del simio, es fabricada por Bavarian Nordic, una pequeña empresa de Dinamarca. Los suministros se han visto gravemente limitados y la se movió lentamente para adquirir dosis adicionales a medida que se propagaba el virus.
Ahora, los funcionarios ordenaron casi siete millones de dosis, que llegarán en lotes durante los próximos meses. Hasta ahora, la administración ha enviado unas 320.000 dosis a los estados. La Administración de Drogas y Alimentos dijo el miércoles que había aprobado otras 800.000 dosis, pero no estaba claro cuándo se distribuirían.
Se supone que Jynneos debe administrarse en dos dosis con 28 días de diferencia. Pero algunas ciudades, incluidas Washington y la ciudad de Nueva York , están reteniendo las segundas dosis hasta que haya más disponibles, emulando una estrategia adoptada por Gran Bretaña y Canadá.
Los funcionarios federales de salud han desaconsejado el aplazamiento de las segundas dosis. Pero en los estudios, una sola inyección de Jynneos parece ser protectora hasta por dos años. Si ese hallazgo es cierto en el mundo real, posponer inyecciones adicionales puede ayudar a los funcionarios a contener el brote al inmunizar a más estadounidenses.
Gran Bretaña retuvo las segundas dosis de la vacuna Covid al principio de la pandemia, cuando los suministros eran bajos, señaló Tinglong Dai, experto en suministro de vacunas de la Universidad Johns Hopkins. “El beneficio de priorizar las primeras dosis supera el riesgo”.
Puede que no haya muchas opciones a medida que se amplía la elegibilidad y más personas en riesgo buscan vacunas. Algunas jurisdicciones ya han ampliado los grupos elegibles para la inmunización para incluir trabajadores sexuales, pacientes de clínicas de salud sexual y médicos y otros empleados que pueden estar expuestos al virus en el trabajo.
En Rhode Island, Emily Rogers, una antropóloga médica de 29 años, dijo que pudo llamar al departamento de salud local y obtener una cita “muy, muy rápido”.
La Sra. Rogers calificó para la vacuna porque a veces tiene relaciones sexuales con hombres con alto riesgo de contraer la viruela del simio. Nadie cuestionó su elegibilidad. “No se pusieron raros en eso en absoluto, fue un proceso muy sencillo”.
Debido a la escasez, la vacuna se ofrece solo como medida preventiva, aunque puede mitigar los síntomas si se administra unos días después de la exposición.
David Baldwin, de 45 años, profesor de música en Nueva York, calificó para la vacunación solo porque los médicos no creían que ya estuviera infectado. (Su síntoma inicial fue dolor rectal). “Como resultado, creo, nunca desarrollé lesiones en mi cuerpo”.

¿QUÉ TAN BIEN FUNCIONA EL TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO?

En 2018, la FDA aprobó un medicamento para tratar la viruela llamado tecovirimat o TPOXX, según datos de estudios en animales. Solo hay datos limitados sobre su uso en personas.
El suministro no es un problema: la reserva nacional contiene alrededor de 1,7 millones de dosis. Sin embargo, la droga ha sido difícil de adquirir, y eso ha significado que las ambigüedades sobre qué tan bien y para quién funciona la droga han persistido incluso a medida que aumenta el número de casos.
Debido a que el tecovirimat no está aprobado específicamente para tratar la viruela del simio, solo se puede recetar a través de un engorroso «protocolo de investigación de medicamentos» que, hasta hace poco, requería que los médicos enviaran a los CDC informes detallados, un diario que los pacientes llevaban para registrar su progreso y fotografías de las lesiones
Con tantos obstáculos, muchas clínicas no ofrecían tecovirimat en absoluto; incluso los médicos de instituciones bien financiadas lograban tratar solo dos o tres pacientes por día.
Nephi Niven Stogner, de 39 años, buscó ayuda para los síntomas de la viruela del simio el 8 de julio. Tenía un dolor insoportable y trató de obtener tecovirimat, pero le dijeron que otros estaban más enfermos y lo necesitaban más.
Mientras esperaba la droga de forma aislada, aparecieron tres nuevas lesiones en su espalda. “Es como si tu sentencia fuera a extenderse”, dijo.
El Sr. Stogner finalmente recibió su primera dosis el 21 de julio. En 24 horas, sus “lesiones pasaron de hinchadas y rojas a manchas planas y oscuras”, dijo.
Estos retrasos llevaron a los CDC a flexibilizar las normas de acceso al tecovirimat. La agencia ahora requiere menos visitas de pacientes, muestras y formularios, y permite a los médicos evaluar a los pacientes virtualmente.
Un uso más amplio debería significar que los científicos y los funcionarios de salud obtendrán una mejor comprensión de la eficacia del fármaco. Los nuevos requisitos ayudarán a los CDC a “determinar si este medicamento funciona y qué tan bien funciona para los pacientes con viruela del simio”, señaló Kristen Nordlund, vocera de la agencia.
El Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas está planeando un ensayo clínico de tecovirimat en adultos infectados con viruela del simio, incluidas personas que viven con el VIH, que puede comenzar este otoño. La agencia está colaborando con Siga Technologies, que fabrica el medicamento, en otro ensayo en la República Democrática del Congo, donde el virus es un flagelo desde hace mucho tiempo, y también se espera que comience este otoño.