Con apoyo de la ILC, 6 subregiones de Caldas tendrán galería de memoria histórica de las víctimas.

Como parte de su componente de Responsabilidad Social Empresarial, la Industria Licorera de Caldas apoyó el proyecto de la Galería Itinerante de la Memoria Histórica de Caldas “Presencias sin rostros”, cuyo lanzamiento se realizó el pasado lunes 3 de diciembre en la Gobernación de Caldas. Esta iniciativa de la Gobernación de Caldas, a través de las secretarías de Cultura y Gobierno, recibió recursos de la ILC para la elaboración de 94 pendones con piezas gráficas y escritas realizadas por víctimas de la violencia en el departamento, como parte de su proceso de adaptación al posconflicto. “Para la Industria Licorera de Caldas es muy importante impulsar este tipo de proyectos porque aparte de la comercialización de licores, tenemos un compromiso muy grande con la región y el país que está enmarcado dentro de unos proyectos de responsabilidad social empresarial, liderados por el área de Asuntos Corporativos”, comentó Andrés Borrero Manrique, jefe de esta área en la ILC.

Por una semana 24 pendones adornarán las escaleras de acceso del Palacio Amarillo, pero más adelante regresarán a los municipios de Caldas, e incluso se expondrán en Francia e Israel en el 2019. “Gracias al apoyo tan importante de la Licorera de Caldas, estas memorias no quedan para que se hagan ejercicios académicos sino que estos registros vuelven a las 6 subregiones del departamento y se convierten en pequeños museos y laboratorios de memoria histórica, en donde cada uno de los municipios que hicieron parte de este proceso va a quedar con su pequeña galería”, afirmó Juan Carlos Castro, director del proyecto. Agregó que la idea es que esta iniciativa “no sea solo para tener procesos de resignificación de vida sino que para que podamos territorializar la paz, y que no se enfoquen todos los esfuerzos en recuerdo y memoria, sino en procesos que propicien transiciones significativas en el departamento, a lo que hemos llamado reparando el futuro”. La Gobernación de Caldas y la Procuraduría Regional, destacaron el hecho de que el 78% de los participantes de este proyecto de memoria son mujeres y que también se tuvo en cuenta a las víctimas de cuatro resguardos indígenas de Caldas. “Creo que la ILC también puede aportar su grano de arena para esta reparación tan importante de víctimas. Caldas es de los departamentos líderes a nivel nacional de paz en Colombia y debemos darle continuidad a estos proyectos para demostrarle al país que sí se puede hace una reparación de víctimas no solo económica sino simbólica, para darle la oportunidad de expresarse a estas personas que sufrieron tanto durante tantas décadas”, concluyó Borrero Manrique.