EN LA CATEDRAL DE NUESTRA SEÑORA “ CATHEDRALE NOTRE-DAME » COMIENZA EL TRABAJO PARA EXPERTOS Y ARQUITECTOS

Después de doce horas de lucha, los bomberos de París lograron extinguir el fuego violento que destruyó parte de la catedral durante la noche del 15 al 16 de abril.

Hoy surgen varias preguntas sobre la condición exacta del trabajo estructural, las amenazas de andamios y el mal tiempo y el sitio de construcción del futuro. Activado el lunes 15 de abril alrededor de las 6:30 PM  el incendio que dañó la iglesia de Notre-Dame de Paris no se pudo controlar después de nueve horas de lucha encabezadas por el incendio de París y se extinguió el día poco antes de las diez. de la mañana. Si las causas de este gigantesco incendio aún no se han determinado, el daño es, según los resultados preliminares, ya sustancial. La aguja de Viollet-le-Duc de 96 metros de altura se derrumbó, al igual que casi todo el techo de la nave y el crucero de la catedral de 850 años.

La reconstrucción principal ya plantea varios problemas importantes, por la estructura misma de la catedral los riesgos de colapsos aún están  presentes, la duración del trabajo es de varios meses, “tal vez años”.Varios ministros se reunieron para preparar un “plan de reconstrucción” de Nuestra Señora de París, devastada por las llamas.

LA CATEDRAL DE NUESTRA SEÑORA (en francésCathédrale Notre-Dame) es una catedral de culto católico, sede de la archidiócesis de París, la capital de Francia. Dedicada a la Virgen María, madre de Jesucristo, se sitúa en la pequeña isla de la Cité, rodeada por las aguas del río Sena. Es uno de los monumentos más populares de la capital francesa.

Se trata de uno de los edificios más señeros y antiguos de cuantos se construyeron en estilo gótico. El uso innovador de la bóveda de crucería y del arbotante, los enormes y coloridos rosetones y el naturalismo y la abundancia de decoración escultórica lo diferencian de la arquitectura románica.

Su edificación comenzó en el año 1163 y, para 1260, ya estaba completada en su mayor parte, aunque se terminó en el año 1345 y se modificó de manera frecuente a lo largo de los siglos siguientes. Durante la década de 1790, tras la Revolución francesa, Notre Dame sufrió la profanación de parte de su imaginería religiosa, que quedó dañada o destruida. La publicación de Nuestra Señora de París por Victor Hugo, no obstante, reavivó el interés popular por ella. Eugène Viollet-le-Duc encabezó un proyecto de restauración que comenzó en 1845 y se prolongó durante un cuarto de siglo. Asimismo, en 1963 se procedió a limpiar de hollín la fachada y se recuperó su color original. Entre 1991 y 2000 se llevó a cabo una nueva campaña de limpieza y restauración.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *