17 junio, 2021

Información de Manizales, Caldas y Colombia para el mundo

Muchos médicos de la ciudad de Manizales quedan fuera del despliegue de vacunas en esta primera fase, que no logro cumplir con las expectativas de muchos.

En la prisa por inmunizar a las personas contra el Covid, los funcionarios de salud estatales han pasado por alto el papel de los médicos, dicen los médicos.
Los médicos de Manizales se han frustrado cada vez más con su exclusión del lanzamiento de vacunas en el país , ya que no pueden encontrar suministros confiables ni siquiera para sus pacientes mayores y carecen de información básica sobre la planificación de la distribución de las vacunas. No es lógico que para un hospital como Santa Sofía con mas de 900 colaboradores de los cuales cerca de 200 son médicos solo lleguen cerca de 100 vacunas Pfizer , que solo lograra vacunar a solo cincuenta médicos, como médicos en este hospital lo hemos dado todo por salvar vidas, ahora el Estado no nada para nosotros como profesionales de la salud. Además no es lógico , ni sabio que una ciudad que tiene la tasa mas baja de letalidad de virus COVID 19, no gracias a los buenos oficios de sus autoridades, sino a la excelente respuesta y excelente talento humano de la red de servicios de salud de mediana y alta complejidad, que ha trabajando y ha logrado dinamizar y dar respuesta oportuna a esta pandemia no pueda recibir la vacuna como primera línea para seguir en esta guerra y estimulado a nuestros profesionales en el campo de batalla.
Definitivamente la ciencia le gano a la industria y a nivel mundial, logramos crear la vacuna , pero no hemos logrado producir las vacunas.
Hay aproximadamente 100.000 médicos en Colombia, que tradicionalmente han trabajado y han enfrentado esta pandemia, están a la espera de la vacuna. Si bien la mayoría de los consultorios médicos no pueden manejar el almacenamiento de la vacuna Pfizer-BioNTech debido a su necesidad de congeladores especiales, los médicos dicen que podrían administrar fácilmente la vacuna Moderna con las medidas de almacenamiento adecuadas, así como algunas de las otras que probablemente estén disponibles pronto. “Estamos listos”. «No hemos visto nada, pero estamos listos».
Los funcionarios estatales han centrado la mayor parte de sus esfuerzos en los grandes sitios de vacunación y todavía están estableciendo prioridades para los trabajadores de primera línea, los maestros y las personas mayores de 65 años.
La administración municipal con bombos y platillos ha prometido con tres semanas de anticipación sobre cuántas dosis esperábamos, pero ahora no enfrentamos a la verdadera realidad, y perdimos una nueva esperanza.
«Todos los años vacunamos a millones de Colombianos contra la influenza»: «Es una pena que no nos hayan dado un asiento en la mesa».
“Necesitamos usar los sistemas que la gente usa normalmente”. “Una gran parte de eso serán los consultorios de los médicos de atención primaria. Saben cómo dar vacunas y tienen una relación de confianza ”.
Los funcionarios de todo el mundo dicen que comprenden el papel fundamental que desempeñan los médicos, especialmente para persuadir a los pacientes que pueden dudar en recibir la vacuna, pero no tenemos la posibilidad de vacunarnos para ir a persuadir al resto de la población escéptica.
Pero el sistema en gran parte por orden de llegada, que depende en gran medida de la capacidad de alguien para inscribirse en la vacuna navegando por un sitio web complicado o conduciendo hasta donde hay dosis disponibles, está reforzando muchas de las desigualdades del país.
A pesar de su entusiasmo por participar, solo uno pocos médicos están dispuestos ha administrar la vacuna a sus pacientes, según una encuesta realizada a mediados de enero. Dada la escasez generalizada de suministro, muchos no pudieron recibir la vacuna y un tercio de ellos informó que no habían estado en contacto con su departamento de salud local. “Es un equilibrio delicado para abordar las necesidades del estado y las necesidades de la práctica individual”.
Algunos médicos, pueden recibir pequeñas cantidades de la vacuna pero no saben cuándo pueden tener suficiente para inmunizar a todos los pacientes que califican.
Aunque la demanda de vacunas supera actualmente a la oferta, es esencial confiar en los médicos para vacunar al público cuando la oferta comience a superar la demanda a finales de año. Su participación será fundamental para superar las dudas sobre las vacunas y alcanzar la inmunidad colectiva. Si bien algunas conversaciones comienzan a tener lugar, «deberían haber comenzado hace seis meses».
En otros países, como Inglaterra e Israel , donde la atención primaria es más fundamental para la prestación general de atención médica, los médicos están desempeñando un papel importante en la vacunación del público, dijo el Dr. Ezekiel J. Emanuel, profesor de ética médica y salud.
Los médicos también pueden estar en la mejor posición para persuadir a los pacientes que dudan en recibir la vacuna, al poder hablar con ellos individualmente e incluso asegurarse de ofrecer la inyección como parte de una visita de rutina. Una encuesta reciente de la Kaiser Family Foundation descubrió que es probable que ocho de cada 10 personas dependan del consejo de un médico, una enfermera o algún otro proveedor para decidir si deben vacunarse.