18 septiembre, 2021

Información de Manizales, Caldas y Colombia para el mundo

La oleada de virus en Manizales es un « puñetazo » para las esperanzas del fin de la pandemia

Hemos entrado en una fase desconcertante: las vacunas se están lanzando rápidamente, pero los repuntes en los casos plantean la posibilidad de un nuevo aumento.
En un tramo a lo largo de la zona rosa de Manizales, los brotes de coronavirus están arrasando iglesias, escuelas y restaurantes donde el virus ha infectado a cocineras y meseras. Durante más de una semana, las ambulancias han realizado varios viajes de una hora cada día para llevar a los pacientes con coronavirus gravemente enfermos a hospitales, donde aguardan camas en unidades de cuidados intensivos.
Incluso cuando la pandemia parece estar disminuyendo en algunas partes del mundo, Manizales se encuentra en medio de un brote de coronavirus que es uno de los más grandes y alarmantes del país. Los niveles de infección se han disparado en las últimas semanas, tanto en las grandes ciudades como en las zonas rurales.
Como funcionario de salud, estámos atormentados por preocupaciones: sobre los viajes de vacaciones de semana santa que están en marcha y sobre las reuniones de Pascua que tendrán lugar este fin de semana, cuando las familias recién salgan de sus viajes fuera del territorio.
«Me hace estremecer». “Nunca pensé que veríamos esto en este momento. Pensé que estaríamos sobre la joroba «.
Manizales tiene más casos recientes per cápita que cualquier otro territorio, y los ha visto dispararse en las últimas semanas.
«Es absolutamente alarmante». “Mirar los números de ayer se sintió como un puñetazo. Tendremos que pasar por este aumento y todo este trabajo duro de nuevo para bajar los números «.
Los Manizaleños han entrado en una fase desconcertante de la pandemia de coronavirus. Están rodeados de noticias que traen esperanza: se administran más de 1000 vacunas todos los días en promedio, el país se está acercando rápidamente a la elegibilidad de la vacuna para todos los adultos.
Sin embargo, los alentadores desarrollos se han visto atenuados por advertencias cada vez más ominosas sobre el panorama nacional por parte de los funcionarios de salud pública. El lunes, muchos medicos y funcionarios de salud publica, dijo que sentía una sensación de «fatalidad inminente» por un posible nuevo aumento de casos. El presidente Duque expidio un decreto de restriccion para Manizales y otras ciudades , que no tuvo nada de eco, claramente estamos perdiendo y a la vez estamos «renunciando a las ganancias duramente ganadas».
Los casos, muertes y hospitalizaciones se mantienen muy por debajo de los niveles máximos observados en enero. Pero las cifras de infecciones han comenzado a aumentar nuevamente, a alrededor del 50% de positividad por día, impulsadas principalmente por brotes generalizados de semana santa.
El país es un estudio de contrastes. Algunas regiones reportando altos niveles de casos, y han surgido incrementos preocupantes y algunos otros territorios, el número de casos sigue siendo relativamente bajo.
Pero si algún lugar ofrece un vistazo a la amenaza de un nuevo aumento, es Manizales.
Los funcionarios de salud atribuyeron en parte el rápido aumento de casos a un retorno más amplio a la vida prepandémica que se ve en la relajación del uso de máscaras, el distanciamiento social y otras estrategias destinadas a frenar la propagación del virus, muchas semanas antes de que una parte sustancial de la población sea vacunada.
Más de 230 pacientes con coronavirus en toda la ciudad están hospitalizados, una cifra que se ha más que duplicado desde principios de marzo. Cinco hospitales del sistema colapsaron sus servicios de urgencias, nunca antes visto, tuvieron un total de 75 pacientes con coronavirus durante la semana del 8 de marzo; al martes, los hospitales tenían hasta 230 pacientes. El lunes, el sistema de salud anunció que restablecería una política que limita los visitantes en varios hospitales, en respuesta al último aumento.
Pero estámos frustrados, y su personal está agotado. «Esperábamos que a estas alturas, tendríamos las cosas bajo un mejor control».
Los líderes estatales y locales han pedido al público que tome precauciones y use máscaras, incluso cuando han respondido a la presión y han aflojado las restricciones en la vida diaria.
Cuando se le preguntó cómo abordarían los funcionarios los casos en aumento, el alcalde respondio con una restriccion a partir de las 10 de la noche , que poco ayuda a esta situacion tan delicada, dijo ademas que planeaba expandir las pruebas y continuó alentando el uso de máscaras, el lavado de manos y el distanciamiento social. “Lo más importante que pueden hacer las personas es obtener la vacuna Covid-19 segura y eficaz para protegerse a sí mismos ya sus familias, y ayudarnos a eliminar este virus de una vez por todas”.
Pero las súplicas de los funcionarios no han logrado convencer a muchas personas en Manizales de quedarse en casa y evitar las multitudes, como lo hicieron en los primeros días del coronavirus. Los restaurantes están ocupados, multitudes de personas se reúnen desenmascaradas en los vestíbulos y bares de los hoteles, y los fanáticos del once Caldas están planeando fiestas para el día del proximo partido del blanco.
“La línea de tendencia es inquietante”.La situación actual de la ciudad es mas critica en comparación con el aumento de hace un año, cuando se encontraba en un estado catastrófico de muerte y desesperación.
“En marzo y abril del año pasado, no creo que dormí durante dos meses”. “Fue simplemente traumático. Gente que conocía estaba muriendo. Teníamos gente muriendo en camillas «. Ahora veo la situacion mas critica.
El Dr. Orozco, director médico, dijo el martes que el 100 por ciento de los residentes mayores de 80 años estaban completamente vacunados, una señal de progreso de que la población más vulnerable está más cerca de la protección contra Covid-19.
Pero dijo que el aumento más significativo de hospitalizaciones en la ciudad se da en personas de 50 años en adelante, un grupo que aún corre el riesgo de enfermarse gravemente o morir a causa de Covid-19. Las personas más jóvenes han impulsado el rápido aumento de casos recientemente, incluidos los estudiantes de secundaria que participan en deportes y han contraído el virus a través de esas actividades.
«Creo que este podría ser el comienzo de un tercer aumento», después de una avalancha inicial de casos en Manizales en marzo y abril pasado, seguida de un aumento en octubre y diciembre. «Me preocupa. Pero también creo que hay cosas que podemos hacer hoy que comenzarán a reducir esa curva «.
Los desafíos son profundos. Algunas de las mismas características de muchas ciudades que permitieron que el virus se propagara también dificultan la administración de la vacuna. La ciudad se extiende geográficamente a lo largo de muchas millas cuadradas, muchos habitantes de Manizales dependen del sistema de autobuses para desplazarse y un viaje de ida y vuelta al centro de la ciudad para obtener una vacuna puede llevar horas.
La ciudad deberia ofrecer vacunacion a libre demanda y sin tanta tramitologia y debe garantizar restricciones las 24 horas del dia por quince dias como minimo, solo asi lograremos bajar la carga viral y reactivar rapidamente la economia.
“No estaremos fuera de peligro hasta que más personas tengan acceso a la vacuna y más personas la tomen”. Tenemos que vencer a esta cosa antes de que nos venza a nosotros «.